Más que un hotel restaurante, esta casa con carácter de montaña os acoge como si fuera vuestra casa.

Sandrine y Xavier os reciven en amistad en el corazón del País de Sault en los Pirineos, a 1000 metros de altitud.

¿Amais la naturaleza, el senderismo, los deportes al aire libre?

Si tienen niños, o buscan simplemente la calma, este es el lugar ideal para pasar un día de ensueño.